Un 23 de agosto................


23 de agosto de 1903: Cuarto encuentro entre argentinos y británicos, en la Sociedad Hípica Argentina. Ganan los británicos 3-2. 


23 de agosto de 1941: Nacimiento de José Rafael Albrecht, excepcional defensor y mediocampista de Estudiantes de La Plata y San Lorenzo. Integró la selección argentina de fútbol en la Copa Mundial de Fútbol de los años 1962 y 1966; en este último torneo Argentina alcanzó el quinto lugar. Salió campeón argentino con San Lorenzo, en 1968, equipo que se mantuvo invicto y que era conocido como "Los Matadores". Una de las habilidades por la que se lo recuerda es la eficacia en la ejecución de los penales; característica a la que debe la mayoría de sus anotaciones.
José Albrecht nació en San Miguel de Tucumán. Albrecht hizo todas las inferiores y debutó en primera división en el Club Atlético Tucumán, donde integró el famoso equipo de la provincia del año 60 que ganó el primer torneo nacional, conocido como "Campeón de Campeones". En el Decano tucumano, su calidad y virtuosismo fueron tales que los clubes de Buenos Aires no tardaron en fijarse en sus cualidades y lo contrataron. Se desempeñó primero en Estudiantes de La Plata y luego en San Lorenzo de Almagro, integrando un equipo histórico del club que fue conocido como "Los Matadores", que obtuvieron invictos el campeonato argentino de 1968.
Formó parte del equipo de la selección argentina de fútbol en dos mundiales, en Chile 1962 y en Inglaterra 1966 (donde Argentina salió quinta).
En 1970 fue transferido al fútbol mexicano, obteniendo tres copas nacionales con el Club León y cerrando su carrera en el CF Atlas.
Es el séptimo defensor con mayor cantidad de goles de la historia del fútbol mundial, convirtiendo 95 goles en 506 partidos

Títulos
Campeonatos Nacionales de Argentina: uno, con San Lorenzo (1968)
Campeonatos Nacionales de México: tres, el León (1970/71 y 1970/72 y Supercopa mexicana 1970/71).

 
23 de agosto de 1941: Un voraz incendio destruye la tribuna techada de madera y zinc del Club Sportivo Palermo de Buenos Aires, un mítico club de la época amateur. Un voraz incendio destruye la tribuna techada de madera y zinc del Club Sportivo Palermo de Buenos Aires, un mítico club de la época amateur.  

23 de agosto de 1942: Gran goleada de Atlanta sobre Gimnasia y Esgrima La Plata, 7-2. Cinco de los goles los marca Francisco Rodríguez.

23 de agosto de 1959: Nace en San Martín (Bs AS), Juan Alberto Barbas.
Barbas comenzó su carrera en Racing Club en la Primera división argentina. Luego fue a jugar para el Real Zaragoza en España, U.S. Lecce en Italia, FC Locarno y FC Sion en Suiza.
Barbas era parte del equipo FC Sion que gano la temporada 1991/92 de la Copa Suiza.
Después de otra temporada en FC Locarno Barbas regreso a Argentina donde tuvo una temporada corta con Club Atlético Huracán antes de bajar de categoría para jugar en Alvarado de Mar del Plata y luego en All Boys donde se retiro en 1997.
En octubre de 2009 se hizo cargo del primer equipo del Racing Club de Avellaneda (cuya reserva ya entrenaba), tras la renuncia de Ricardo Caruso Lombardi.1 Pero fue reemplazado por Claudio Vivas al poco tiempo
Fue parte de la Sub-20 argentina que gano la Copa Mundial de Fútbol Sub-20 en 1979, siguió jugando para la Selección Argentina 33 veces más, además jugo en la Copa Mundial de Fútbol de 1982.

 
23 de agosto de 1963: Alfredo Di Stéfano es secuestrado en Caracas, Venezuela, por un comando del Frente de Liberación Nacional. El jugador se encontraba de gira con el Real Madrid.


 
23 de agosto de 1964: En Casablanca, Marruecos, Boca Juniors vence al Real Madrid por 2 a 1 y se adjudica la Copa Mohammed V. Beto Menéndez y Juan Carlos Rulli señalaron los goles de Boca; Ferenk Puskas el de los españoles.
Los otros participantes del trofeo ganado por BOCA, fueron el FAR RABAT (MARRUECOS) y el A.S. SAINT ETIENNE (FRANCIA).
 La Copa Mohamed V o Trofeo Mohamed V fue un torneo internacional de fútbol organizado en Casablanca (Marruecos), fué oficializado por la "Real Federación de Fútbol de Marruecos" (FRMF) y respaldado por la Confederación Africana de Fútbol (CAF), aunque no fué oficializado ni regulado por la FIFA. Este torneo reunía a los mejores clubs de fútbol del mundo del momento y el club campeón de Marruecos. Muchos estudiosos del fútbol lo consideran un precedente muy importante del mundial de clubes, de hecho su discontinuidad y la no oficialización por parte de la FIFA se debió entre otros motivos al creciente auge de la Copa Intercontinental. Era un torneo cuadrangular compuesto de semifinales, partido de consolación y final. Desde al año 1962 hasta 1980 se disputó con el nombre de Copa Mohamed V. Entre los años 1981 y 1985 no se celebró el trofeo y en los años 1986, 1988 y 1989 se denominó Torneo de Casablanca, siendo este año el último en disputarse.

Síntesis del partido:
Boca Juniors: Errea; Aire, Magdalena, Marzolini; Rattin, Orlando; Rulli,  Rojas, Menéndez, Silveira, González.
Real Madrid: Araquistáin; Isidro, Santamaría, Miera; Müller, Zoco; Amancio, Félix Ruiz (Pipi Suárez), Grosso, Puskás, Gento.
Goles: Menéndez 7´, Puskas 12´, Rulli 27´.
Estadio: Mohamed V (Casablanca).

  
23 de agosto de 1966: Fallece Jaime “Piraña” Sarlanga.
Nacido el 16 de febrero de 1916 en Tigre, Provincia de Buenos Aires, Argentina.
Jugó 15 años en primera, nunca fue expulsado.
Comenzó como jugador en Defensor y Sportivo Delta de Tigre, para enrolarse en la quinta división de Tigre. Tres años estuvo en el club de Victoria y debutó en primera división en 1935 en un match ante Independiente, convirtiendo un gol. Después, los primeros brillos de gran delantero en Ferro Carril Oeste, donde integra aquella famosa delantera "verdolaga": Maril, Borgnia, Sarlanga, Gandulla y Emeal. Tres temporadas en el conjunto de Caballito y el pase a Boca Juniors, donde alcanzaría su consagración.

Debuta en Boca en la primera fecha del campeonato de 1940.
En 1936 pasa a Ferrocarril Oeste, pero se destacó en Boca Juniors, club con el que jugó 193 partidos y convirtió 113 goles, ganando 3 títulos (1940/43 y 44).
Empezó desde chico en su ciudad, con los equipos Independiente de Tigre, Sportivo Delta y Tigre, pasó a Ferro y después a Vasco da Gama de Brasil. Llegó a Boca Juniors en 1940 y salió campeón en ese mismo año, convirtiendo 24 goles en 30 partidos. En 1943 volvió a ser el goleador con 22 goles en 28 partidos. Y en el bicampeonato en 1944 hizo 11 goles en 21 encuentros. Su obra cumbre, sin embargo, fue el 6 de abril de 1941, cuando convirtió seis tantos (dos de penal) en un 7-2 ante el Club Atlético Atlanta.
Se fue de Boca en 1948 pasando a Gimnasia y Esgrima La Plata. Después de retirarse intentó ser técnico, donde dirigió a Boca Juniors, pero no funcionó y abandonó la carrera.
Murió el 23 de agosto de 1966, a los 50 años.

http://youtu.be/wtlzDSwJ330

 
23 de agosto de 1966: Nace en Arocena, Sta. Fé, Alberto Federico “El Beto” Acosta.
Sus primeros pasos los dio en el Arocena F.C. Hizo su aparición en la Primera División Argentina el 13 de julio de 1986 jugando para el Club Atlético Unión de Santa Fe. Fue goleador de la Copa Libertadores 1997 con 11 goles jugando por la Universidad Católica.
Tiene 300 goles oficiales.
Se lo vincula especialmente con San Lorenzo de Almagro, club en el que militó en cuatro períodos. Allí se consagró goleador del Torneo Apertura 1992. Se incorporó a Boca Juniors en 1993. Si bien Acosta no pudo asentarse en el Xeneize, consiguió marcar en tres Superclásicos, dos de ellos oficiales y en condición de visitante.
Posteriormente tuvo dos etapas en Universidad Católica, donde es considerado uno de los máximos ídolos del último tiempo junto con su gran compañero Néstor Raúl Gorosito: jugó desde 1994 a 1995 y luego volvió en 1997. En su primer año su rendimiento fue espectacular: en 25 partidos jugados el Beto marcó 33 goles. Acosta estuvo ausente cinco fechas de ese torneo por suspensión (cuatro por agresión a Luis Musrri y una por acumulación de tarjetas amarillas) y en esos partidos Universidad Católica bajó ostensiblemente el rendimiento.
Durante su primera etapa en Chile, Alberto Acosta obtiene con Católica la Copa Interamericana 1994, primer título internacional del club, y la ‎Liguilla Pre-Libertadores 1994. En 1995 se consagra campeón de la Copa Chile 1995 y goleador del certamen con 10 anotaciones y 5 convertidas en un sólo partido frente a Ñublense de Chillán. Por la Copa Libertadores Acosta tuvo una campaña destacable, donde la UC quedó fuera en octavos de final frente a River Plate. Al final de su segundo año en Católica, el Beto gana la Liguilla Pre-Libertadores 1995.
En 1997 el Beto volvió a la UC y se dio el gusto de ganar el Campeonato Nacional, tras una definición contra Colo-Colo que acabó con un 3-0 rotundo a favor de su equipo. Apenas iniciado el recordado juego, Acosta se elevó extraordinariamente en el área rival superando a Pedro Reyes y despachó un cabezazo legendario que significó el 1-0 parcial para Católica.
Tras jugar varias temporadas en el Sporting Clube de Portugal, Acosta regresó a San Lorenzo donde terminaría de consagrarse como ídolo al convertir más de 100 goles en esa institución y lograr la Copa Mercosur 2001 y la Copa Sudamericana 2002. En su último partido, logró convertir de penal el gol 300 de su carrera, que lo convertiría en el segundo goleador del torneo.
En el 2008 regresa a las canchas luego de cuatro años de inactividad y con 41 años. Su participación para el Club Atlético Fénix, en la Primera C (cuarta categoría del fútbol argentino) es un verdadero suceso, ya que en su primer partido se da el lujo de meter un gol y demostrar que su vigencia goleadora sigue intacta. En el 2011 fue operado por cáncer tiroideo.

Con la selección participó de dos copas América, la de 1993, donde se consagró campeón, y la de 1995. También participó de la Copa Confederaciones de 1992 de la que también fue campeón.
Partidos jugados: 19
Goles: 2
Años: 1992 - 1995

 
23 de agosto de 1969: Fallecimiento de Enrique "El Chueco" García, un excepcional puntero izquierdo de Racing y la selección argentina.
Nació el 20 de noviembre de 1912 en la ciudad de Santa Fe. Comenzó su carrera en Gimnasia y Esgrima, club que tenía su sede a dos cuadras de su casa. La Ciudadela santafesina fue cuna de sus primeras gambetas. En octubre de 1931 se consagró campeón profesional con Gimnasia (el primer campeón profesional del fútbol argentino) conformando una delantera memorable junto a Gabriel Magán, Oscar Salas, Tomás Loyarte y Genaro Cantelli. El imaginario popular la inmortalizó con el apodo de Los Pistoleros.
Sus señas particulares fueron las piernas descubiertas de cualquier protección, los botines siempre desatados y una chuequera notable. Un periodista de El Litoral decidió bautizarlo, para siempre, como El Chueco.
A comienzos de 1932, García pasó a un grande de su ciudad como Unión de Santa Fe. Allí, en forma indirecta, su destino comenzó a anudarse a Racing. Sucedió que la dirigencia de Independiente, enterada del pibe zurdo de notables apiladas, mandó a Santa Fe un equipo para jugar un amistoso ante los tatengues. Con los equipos en la cancha, a punto de comenzar el partido, se largó un chaparrón con características diluvianas que obligó a suspender el encuentro. Cuando se quiso reprogramar, los rojos ya tenían pasaje de regreso a Avellaneda. Evidentemente, había un destino sellado.

 En 1933, el pibe que quería Independiente y del cual tanto se hablaba en los corrillos futboleros de Buenos Aires, no iba a ser contratado por un equipo porteño. Enrique García fue transferido a Rosario Central.
Entre 1933 y 1935 los grandes de Buenos Aires codiciaban aquella delantera canalla conformada por Juan Cagnotti, Julio Gómez, Sebastián Guzmán, Cayetano Potro y el mismo García.
Por esos días, un pibe rosarino decidió que su corazón futbolero debía pintarse de azul y amarillo. Ese chiquilín, que no era otro que Ernesto Guevara, que se hizo de hincha de Rosario Central por el embrujo que le generó la estatura futbolística del Chueco.
En enero 1936 la dirigencia de Independiente volvió a la carga. Pero ahora no sólo por Enrique García, sino por toda la delantera canalla. Los directivos de Central se despacharon con una cifra sideral: $100.000. Para dar una idea de la magnitud del monto, Entre 1931 y 1932 River Plate abonó en $45.000 los pases de Carlos Peucelle y Bernabé Ferreyra, lo que le valió al club el apodo de Millonarios.
Cuando parecía que había mudanza en bloque de Rosario a Avellaneda, la dirigencia de Racing se jugó una patriada: ofreció una fortuna por el genio de la zurda fascinante. Cuando la oferta llegó, en Rosario no pudieron decir que no: $38.981 solamente por Enrique García. Fue la máxima transferencia del fútbol argentino en muchos años.

Luego del rotundo fracaso que sufrió el club en 1935, la dirigencia de Racing decidió, para 1936, tirar la casa por la ventana. Desde Italia repatriaron a dos profesores del Estudiantes de 1930: Alejandro Scopelli y Enrique Guaita. Ambos con paso exitoso por la selección azurra. Con ellos también regresó el arquero Ángel Capuano. Los tres entendieron que Argentina era un buen lugar para continuar sus carreras profesionales. La guerra en Italia se presentía, y ninguno quería estar allí presente cuando llegara ese momento.
Con ése ataque, Racing tenía la mejor delantera del fútbol nacional, al menos en nombres: Enrique Guaita, Alejandro Scopelli, Evaristo Barrera, Vicente Zito y el Chueco García.
El Chueco debutó en la quinta fecha. Fue ante Tigre, en la vieja cancha de Platense. Fue derrota de Racing por 2 a 1. Una multitud, más de treinta mil personas, se acercaron a Manuela Pedraza y Crámer para ver al genio que venía de Rosario.
Desde aquel 3 de mayo de 1936 hasta el 18 de abril de 1943, Enrique García fue siempre titular en el equipo de la Academia. Fueron en total 232 partidos consecutivos. Llenos de gambetas, hamaques y mucho humor negro y corrosivo. Para la prensa especializada ya era El Poeta de la Zurda, pero para sus compañeros y rivales un tipo capaz de ganar instancias definitorias en total soledad.
En aquel 1938, en el cual Racing convirtió ocho goles durante tres fechas consecutivas, García despotricaba contra sus propios defensores a pura ironía. Era común escucharlo gritar: “¡Marquen a los nuestros, marquen a los nuestros!” cuando La Academia tenía un córner en contra. Es que los de Avellaneda eran un flan defendiendo…
En otra oportunidad fue tanto lo que se le acercó un compañero, que el Chueco se desentendió de la pelota, le estrechó la mano y le dijo: “Enrique García, para servirlo”. La tribuna se venía abajo.
Genial. Irreverente. Otra de sus historias cuenta que cada vez que realizaba una jugada brillante volvía a su campo arrastrando su pie izquierdo en el suelo. Cuando la curiosidad general ya era muy grande, lo consultaron sobre el tema. Canchero respondió: “Borro en el piso la jugada, a ver si me la copian”.
Zurdo cerradísimo. Sólo convirtió un gol con la pierna derecha. Fue ante San Lorenzo, ya veterano. Alguna vez un pibe que comenzaba a trabajar de masajista en Racing intentó trabajar sobre su diestra. Lo paró en seco y le dijo: “Nene, para lo que sirve…”
Se rompió los meniscos en la fecha inicial del torneo de 1943, ante Boca en cancha de Independiente. Fue operado. Volvió a jugar algunos partidos en 1944 y se terminó retirando al año siguiente. Había disputado 234 partidos con la camiseta del Racing Club y señalado 78 goles. Una cifra excepcional para un wing izquierdo.

Enrique García fue parte del seleccionado argentino. Le tocó ser parte de una generación brillante, en la cual se destacó junto a José Manuel Moreno. Alguna vez, durante un Argentina-Brasil por la Copa Roca (Un torneo anual ante la selección brasilera), Fioravanti, que transmitía pegado al campo de juego, le pidió al Chueco que se esforzara para que Fabio Cassán, un joven delantero de Chacarita Juniors, pudiera convertir un gol. Luego de una apilada, le sirvió la pelota a Cassán, que de cabeza decretó el 5 a 1 argentino. García, con sonrisa canchera, caminó hasta donde se encontraba el relator y le dijo: “¿Y ahora a quién le tengo que ayudar a hacer un gol?”.

Con la otra celesta y blanca jugó 35 partidos internacionales. Fue titular en el equipo que se consagró campeón del Sudamericano de 1937 en Buenos Aires, formando otra delantera histórica junto a Enrique Guaita, Francisco Varallo, Alberto Zozaya y Roberto Cherro.
Una vez retirado se dedicó a atender una bombonería de su propiedad, ubicada en la Avenida Entre Ríos. Sufrió horrores su salida del mundo del fútbol. Un muy joven Carlos Bilardo, que aún no había debutado en la primera de San Lorenzo, se cruzaba con el Chueco en el café La Puñalada, ubicado en Juan B. Justo y Boyacá. El recuerdo que tiene hoy Bilardo de García es el de un hombre triste, avejentado, que no disfrutaba del juego. Con un enorme dejo de nostalgia por el fútbol que vivió.
Enrique “el Chueco” García falleció joven, a los 56 años, el sábado 23 de agosto de 1969.



 
23 de agosto de 1991: Debido a un problema con la televisión codificada, el Comité Ejecutivo de la Asociación del Fútbol Argentino decide suspender el inicio del torneo de Primera división, que debía comenzar en este día con el partido entre Racing de Avellaneda y Deportivo Mandiyú de Corrientes.

23 de agosto de 2008: Argentina vence a Nigeria 1-0 (gol de Angel Di María) en Beijing y se consagra campeón olímpico por segunda vez consecutiva. Integraron el plantel: Oscar Ustari, Sergio Romero, Pablo Zabaleta, Ezequiel Garay, Federico Fazio, Nicolás Pareja, Luciano Monzón, Fernando Gago, Ever Banega, Javier Mascherano, Juan Román Riquelme, Angel Di María, José Sosa, Diego Buonanotte, Lionel Messi, Ezequiel Lavezzi, Lautaro Acosta y Sergio Aguero. Nicolás Romero reemplazó durante el torneo a Oscar Ustari (lesionado). Sergio Batista es el entrenador. Mascherano es el primer futbolista argentino bicampeón olímpico. 
El Cuerpo Técnico estuvo integrado por Sergio Batista, director técnico; Ayudante Técnico: José Luis Brown; Ayudante de Campo: Alberto Rodríguez; Preparadores Físicos: Alejandro Tocalli y Eduardo Kiriluk; Médico: Daniel Martínez Kinesiólogo: Raúl Lamas.

El equipo debutó el 7 de agosto, el Estadio Olímpico de Shanghái, ante Costa de Marfil, ganando por 2-1 con tantos de Lionel Messi y Lautaro Acosta. El segundo encuentro, también en Shanghái, fue el 10 de agosto ante Australia, y le tocó marcar a Ezequiel Lavezzi el gol del 1-0 final. La actuación en la Primera Fase finalizó con otro triunfo, esta vez por 2-0, con goles de Ezequiel Lavezzi (penal) y Diego Buonanotte, en partido jugado en el estadio de los Trabajadores, de Beijing.
En Cuartos de Final, el equipo dirigido por Batista atravesó su momento más difícil, ya que tuvo que ir a tiempo suplementario para doblegar 2-1 a Holanda, el 16 de agosto en el Olímpico de Shanghái. Lionel Messi y Ángel Di María fueron los goleadores argentinos.
La semifinal puso frente a frente a la Argentina y Brasil. Y fue triunfo contundente del equipo nacional: 3-0 en el partido jugado el 19 de agosto en el estadio de los Trabajadores de Beijing. Dos goles de Sergio Agüero y uno de Juan Román Riquelme (penal).



23 de agosto de 2010: Fallecimiento de Raúl Oscar Belén, nacido en Roldán, el 1º de julio de 1931.
 En su carrera destacan las ochos temporadas en las que militó en el Racing Club. Fue también internacional con la Selección Argentina de Fútbol.

La "Bruja", como así se le apodaba, nació en la Provincia de Santa Fe, en la ciudad de Roldán. Comenzó su carrera profesional en Newell’s Old Boys de Rosario, donde jugó 113 partidos y anotó 27 tantos.
Con la camiseta de Racing disputó 174 partidos y convirtió 42 goles. Debutó con este equipo el 16 de junio de 1957 en un partido frente a Ferro que concluyó 2 a 0. En el Racing Club formó delantera junto a los históricos: Corbata, Pizzutti, Mansilla, Sosa y Belén.
Con el seleccionado argentino obtuvo el Sudamericano del 59 e intervino en el Mundial del 62, en Chile. Sumó 9 conquistas en 31 encuentros.





Comentarios

Entradas populares de este blog

2D Lanús Campeón Torneo Apertura 2007.

River Plate Campeón de America 1986..............

Un 19 de febrero.......